El dolor de garganta se caracteriza por una irritación que comúnmente empeora al momento de pasar saliva o comer alimentos.


Otros síntomas son dolor o sensación de picazón, inflamación de los ganglios en la zona del cuello o la mandíbula, amígdalas rojas e inflamadas, voz ronca o apagada.


Estos son los diagnósticos más comunes en el dolor de garganta:


Faringoamigdalitis: se produce por el virus que causa el resfriado, generando infección de las amígdalas (áreas de tejido linfoide localizadas en el parte posterior de la garganta) y la propia garganta (faringe).


Los especialistas usan el término amigdalitis cuando las amígdalas están inflamadas o faringitis cuando solo es un dolor, pero sin que estén inflamadas las amígdalas.


Absceso: es la acumulación de pus por debajo o cerca de una de las amígdalas. Su causa más común es una infección por estreptococos.


Epiglotitis: es una pequeña lengüeta de tejido que cierra la entrada a la laringe y puede cerrar la tráquea, lo que produce intenso dolor e inflamación y que debe ser atendido inmediatamente, porque la persona podría ahogarse.


Si usted tiene un dolor de garganta, no espere a que empeore, haga una cita con el otorrinolaringólogo, Dr. José Ángel Nava Peña.


Artículo realizado con información de Manual MSD y Mayo Clinic.